octubre 10, 2019

Para entender un poco mejor el cultivo de Cannabis en exterior, necesitamos saber que mientras más luz reciba la planta, mejores resultados vamos a tener. Y cuándo se puede contar con más horas de luz? En primavera y verano.

La ecuación es fácil, en nuestra geografía comenzamos a tener más horas de sol al llegar la primavera, por lo tanto como norma general, es el tiempo indicado para comenzar a plantar en exterior. Pero no sin antes, tener presente varios factores que inciden desde el momento que manipulamos la semilla.
 
Para hacer una comparación de épocas, en Sudamérica plantamos desde Septiembre y en Europa desde Abril. Así cada hemisferio aprovecha su mayor cantidad de horas de luz natural.

Paso a paso

alt='' germinar cannabis cultivo exterior ''

Germinar

Lo primero que debemos hacer es germinar la semilla mediante algunos de los  procesos que existen para hacerlo, como dejar la semilla un día entero en agua en un lugar oscuro y en lo posible entre 20 y 24 grados de temperatura. Luego de completar el período de 24 horas, las pueden plantar en su lugar definitivo o en una maceta provisoria.

Otro sistema, y el que nosotros más usamos, consiste en poner la o las semillas dentro una servilleta doblada y humedecerla, dejándolas sobre un  plato extendido en un lugar oscuro. Al cabo de 2 a 5 días ya deberían estar germinadas y listas para su llegada a la tierra. Debemos mantener la servilleta húmeda durante el proceso.

En el comercio también existen algunos sistemas listos para poner la semilla y esperar que germine, como los jiffy, pero ningún sistema asegura el 100% de efectividad. Las semillas pueden tardar hasta una semana en germinar, así que espera pacientemente y mantén siempre la humedad.

El plantar en una maceta al principio, nos permite mantener la planta en un lugar cercano a una ventana, pero bajo techo, hasta que ya no haga frío en las mañana o que la planta ya tenga un tamaño y vigor suficiente para salir a la intemperie. 

¡OJO! Busca un lugar donde no se tenga que espigar para recibir suficiente luz.

Plantar

alt='' cultivo cannabis marihuana exterior ''
 
Una vez que tengamos la semilla germinada la traspasamos a la tierra, haciendo un hoyo de 2 a 3 cms de profundidad dentro de una maceta pequeña.

Utilizamos macetas de 1/2 o 1L  para poder mover las plantas fuera del de sol directo, el frío y cualquier cosa que pueda amenazar a la planta bebe mientras es muy pequeña.

El frio y la lluvia no son recomendados sobre todo en las primeras etapas de la planta, por lo que si plantamos en maceta, eso lo podemos controlar alejando la planta de estas condiciones hostiles y manejando a nuestro criterio cuando exponemos la planta en el exterior.
 
Si la planta está directamente en la tierra, crecerá mas y será mas robusta, pero no tendremos tanto control sobre el frío o la lluvia, a menos que nos preocupemos especialmente de eso. Para prevenir, es mejor empezar en maceta hasta que las plantas hayan cogido suficiente fuerza. 

trasplante

Para trasplantar definitivamente nuestra variedad a su lugar definitivo, ya sea una maceta grande o directo a la tierra, debemos esperar a que la planta este grande y robusta. Cuando las raíces de la planta ya envolvieron todo el sustrato, y la planta duplique el tamaño de la maceta es el momento.

Tenemos un blog donde explicamos este proceso más en detalle.

El Riego

alt='' cultivo cannabis marihuana exterior ''

El riego es un factor fundamental. En el período de la plántula, que no es otra cosa que ese endeble espécimen que sale de la germinación y que necesita de unos días para afirmarse y convertirse definitivamente en planta, es importante no excederse, ni dejarla muy seca. Un chorrito de agua será más que suficiente para estos primeros días.
 
En la etapa de crecimiento, las raíces van en busca del alimento que se encuentra en la tierra. Y lo hacen a través de la humedad, es decir que si la tierra se seca, la raíz intentará ir hacia otras zonas húmedas, por lo tanto crece. Esto nos indica, que no es recomendable tener siempre mucha humedad en la maceta o la tierra, porque la planta se pone floja y no extiende sus raíces, porque tiene lo que necesita al lado.
 
Hay algunas técnicas para saber cuanta agua poner, como tomarle el peso y compararlo con el de la maceta recién regada. Pero lo fundamental es dejar que la tierra se seque antes de volver a regar.
 
Las plantas también nos avisan cuando están muy o muy poco regadas. A través de sus hojas podemos saber si tienen mucho agua, pero hay que tener cuidado porque las hojas se decaen en ambos casos. Cuando es por falta de agua, parecen marchitas y se van poniendo amarillas, en cambio cuando es exceso de agua, se caen por el peso que la humedad les provoca, pero las hojas se ven sanas y de buen color.

Los nutrientes

En el riego se incorporan además, los nutrientes a partir de la tercera semana de plantadas, o cuando alcanzan una altura entre 10 a 15 cms. Excepto algunos enraizantes que se pueden agregar con anterioridad. 

Se recomienda muy poca cantidad al principio, ya que el sustrato contiene caso todo lo que la planta necesita, e ir en aumento progresivamente a medida que la planta crece.

En la etapa vegetativa la planta necesitará fertilizantes altos en nitrógeno. En floración también pero en menor cantidad, pero además habrá que añadir fertilizantes ricos en fósforo y potasio

Se pueden utilizar productos caseros como el humus de lombriz, el guano rojo o té de compost, o productos envasados preparados directamente l

alt='' cultivo cannabis marihuana exterior ''
 
Además se pueden incorporar productos orgánicos para el control de plagas, como Jabón Potásico, Aceite de Neem o tierra de Diatomea. La presencia de algunos insectos como la conocida chinita, son positivas también, ya se alimentan de los insectos que dañan nuestras plantas y controlan naturalmente las plagas. Debemos además mantener la limpieza de las plantas y quitar el exceso de polvo de las hojas para ayudar a mantener las plagas alejadas de nuestras plantas.
 
El agua como parte fundamental del ciclo de nuestras plantas juega un rol importante, por lo que se recomienda tener un control del ph, que se debe ubicar idealmente alrededor los 6,5. Para bajar y subir el ph, existen compuestos químicos en el mercado que regulan la intensidad del ph.

Lee más sobre la importancia del pH en nuestro blog.

La poda

alt='' cultivo cannabis marihuana exterior ''

Dependiendo de varios factores, las plantas pueden crecer mucho o muy poco, pero nosotros podemos controlar ese crecimiento a través de podas dirigidas según lo que queramos conseguir.
 
Algunas mas conocidas son las técnicas de poda Fim, que consiste en cortar el 75% del tallo superior de la planta cuando esta ya alcanza una altura entre 20 y 30 cms. Eso provoca el crecimiento de varias ramas centrales, haciendo que la planta crezca con más “brazos” y por ende mas flores.
 
También esta la poda apical, que es casi igual, pero en este caso se corta el 100% del tallo superior, lo que consigue que crezcan dos ramas principales y no solo una.
 
En caso de que no queramos plantas muy grandes, las podas tradicionales consiguen guiar la planta hasta y hacia donde nosotros decidamos. Pero siempre es recomendable que cualquier tipo de poda se haga solo durante el período de crecimiento y no así en floración.

alt='' cultivo cannabis marihuana exterior ''
 
Hay que tener cuidado de no tentarnos y cortar las hojas mas grandes indiscriminadamente, porque se tiene la idea que no dejan pasar la luz hacia abajo, lo que en parte es verdad, pero a su vez las hojas son paneles solares que atrapan la energía necesaria para hacer crecer ramas y cogollos. Así que no hay que exagerar cortando muchas hojas grandes.
 
En la etapa de la floración, ya casi al final del período, algunas personas le cortan ahora sí varias hojas grandes, para que la flor pueda absorber toda esa energía para ella sola y crecer mas fuerte.
 
En esta etapa, debemos bajar la cantidad del nutriente de vegetación que estemos usando, dejar de usar insecticidas o riegos foliares. Comenzará la etapa del olor, que será lo más difícil de controlar. No existe una fórmula que resulte cien por ciento, pero plantar otras especies de aromas mas fuertes, pueden rebajar un poco el olor de nuestras plantas.

Cosecha

alt='' cultivo cannabis marihuana exterior ''

No existe un cuando, si no que un fin o un propósito. Y explicamos esto de la siguiente forma:
 
Los tricomas son esas esferitas trasparentes que se depositan en las hojas y la flor misma. Al principio son totalmente incoloras y eso indica que la planta ya se está acercando al fin de su ciclo, pero todavía no está lista para ser cosechada.
 
Luego se ponen blancos lechosos, y en ese momento la panta nos está diciendo que está en el peak de sus condiciones, es decir tiene un mayor efecto de euforia y energía.
 
Para fines medicinales se recomienda cosechar cuando el 20% de los tricomas estén de color ambar. Y cuando estos ya son en un 100% de este color (ambar) se consigue mayor efecto de relajo y mayor poder narcótico.
 
Para los que no puedan ver bien los tricomas, los “pelitos” nos pueden ayudar a calcular esos tiempos.
 
Cuando están blancos, no debemos cosechar, al estar entre un 25%  y 85% de color café, ya podemos ir cortando la planta para pasarla al secado.

alt='' cultivo cannabis marihuana exterior ''

La primavera llega y con ella las ganas de aprender más y más sobre cultivo y resultados.  Cada uno tiene su propia forma, conocemos gente que le habla a sus plantas, les pone música y las respeta como seres vivos que son.
 
Hay todo un mundo detrás de la cultura cannábica, y como pueden ver, no solo se trata consumir, si no que también de vivir la experiencia de que nosotros mismos seamos capaces de generarnos nuestras propias necesidades en torno a esta planta.