agosto 06, 2019

A través de la educación, tal vez se consiguen mejores resultados que con discursos llamando al miedo y la desinformación. ¿La droga mata?

¿La droga mata? ¡Véanlo ustedes mismos en cualquier buscador de internet!

''¿Para qué hacer las cosas bien si las podemos hacer mal?'' La frase estaba escrita en la pizarra de un pequeño restaurante en el Cerro Alegre de Valparaíso. Aparte de hacerme mucha gracia y alegrarme el día, también me hizo reflexionar sobre el discurso del presidente Piñera en torno al plan “Elige Vivir Sin Drogas”

Piñera parte haciendo mención a  la preocupación que le provoca el gran incremento del consumo adolescente en el país, ocupando el primer lugar de Latinoamérica.

Luego dice: “todas las sociedades médicas y científicas lo han ratificado una y otra vez, ¡La droga mata!''

¿Cuál droga mata, Qué científicos dicen, a quiénes ha matado, por qué los ha matado? ¿La marihuana es lo mismo que la coca, que el tabaco, que el alcohol? Entonces ¿por qué el presidente toma alcohol y no muere?

¿Saben? Hice el ejercicio y le pregunté Google.

Y la respuesta fue esta: en algunos casos, con drogas como la heroína y otros opiáceos sintéticos hay casos de muertes por consumo en todo el mundo. Pero no pude encontrar ningún caso de muerte relacionado con la marihuana.

También me aparecieron casos de personas que consumiendo opiáceos sintéticos, recetados por médicos, les han salvado la vida. ¡Muchos medicamentos son drogas y salvan vidas!

Desde que tengo uso de razón, todos los gobiernos, independiente de que color político representen, cuando quieren conseguir que la población deje de hacer algo que a ellos no les parece, lo tratan de hacer a través del miedo y la desinformación.

Sin ánimo de ofender, ¿para qué hacer las cosas bien si las podemos hacer mal?

Si tenemos el primer lugar de Latinoamérica en el consumo adolescente, para qué llamar al miedo, a la exageración y decir cosas al voleo, si se consigue el efecto contrario a rebajar el consumo?

Son interrogantes que a los jóvenes les nacen a partir de discursos obsoletos de una generación anticuada, que todavía no asimila bien el tema de las redes sociales.

Los jóvenes que el Estado quiere alejar de las drogas saben, mejor que el propio presidente, buscar información en la red y se dan cuenta fácilmente cuando los discursos están siendo manipulados para conseguir un resultado. 

Con ese sistema, solo conseguiremos estar siempre en el primer lugar del consumo de drogas.

Por qué será que nuestros jóvenes consumen más marihuana que en un país que es legal, como Uruguay? Tal vez porque la forma de transmitir la información al pueblo sea a través de la educación y no de la prohibición.

Quizás decir las cosas a través de un mensaje veraz y con información concreta,  sería suficiente para que nuestros jóvenes tomen consciencia de los riesgos de consumir ciertas drogas con fin recreacional, que no son aconsejables mientras nos estamos desarrollando. Pero que si esperan su edad, podrán consumirlas una vez que sean adultos como lo hacen con el alcohol y el tabaco.

Si compro un medicamento en base a Cannabis, me quita el dolor y las nauseas, pero si cultivo la planta en mi casa y hago aceite, ¿me mata?

Pongámonos serios, si queremos conseguir que nuestros jóvenes no consuman drogas, eduquemos y no asustemos.

Hagámosle ver a los jóvenes cuales son las bondades de consumir la marihuana medicinal y las ventajas de cultivarla en casa y expliquémosle los riesgos de consumirla frecuentemente antes de estar completamente desarrollado. También enseñémosle las diferencias entre cada una de las drogas, para que ganen experiencia y no curiosidad, así podrán entender que la droga no mata si sabes de eso.

El plan elige vivir sin drogas, podría convertirse en elige saber de drogas, para que puedas usar lo bueno y rechazar lo malo.

¿Y cómo llegamos a eso? Con educación, no con miedo!

Gracias por leer! 

Si te gusta nuestro contenido, nos puedes encontrar en: 

Youtube / Instagram Facebook

Noé Cáceres P
House of Weed