Al vaporizar se evita el humo de la combustión debido a que no se quema la hierba, sólo se calienta. Por ende el consumo es menos riesgoso para la salud.  Usar un vaporizador es discreto y eficiente a la hora de usar hierba.